Las limitaciones funcionales pueden llegar a mermar la calidad de vida de las personas mayores.

Por ello es necesario buscar formas que les ayuden a tener un envejecimiento saludable. Apagar y encender luces según la presencia de las personas, enviar avisos a los servicios de emergencia si se detecta una caída, regular la calefacción o abrir y cerrar ventanas, son algunas de las tareas que pueden realizar las viviendas.

Para ello, la domótica será esencial, al proporcionar seguridad, eficiencia y comodidad. Gracias a las nuevas tecnologías y a la automatización, la calidad de vida de los mayores mejorará considerablemente.


Si quieres saber más sobre este asunto, pincha aquí.